Einfluss-der-Darmgesundheit-auf-Stress-Haut

Seguro que has oído que el intestino es un órgano digestivo. Al mismo tiempo, hace mucho más que eso.

Nuestros intestinos hacen un importante trabajo para nosotros cada día y también para nuestros animales. Forma parte del «tracto digestivo» a través del cual los alimentos ingeridos son transportados por nuestro cuerpo. De este modo, se descompone en sus numerosos y pequeños componentes, que pueden ser absorbidos por la sangre a través de la pared intestinal. Sólo entonces los nutrientes pueden ser utilizados por nuestro organismo y emplearse, por ejemplo, para producir energía.

Como órgano digestivo, el intestino realiza un importante trabajo para nosotros cada día. Al mismo tiempo, hace mucho más que eso.

Pero el intestino puede hacer mucho más que digerir. Veamos con más detalle la estructura y las distintas funciones de nuestros intestinos.

Estructura y funciones del intestino

El intestino es la sección más larga de nuestro tracto digestivo. Su tarea, como se ha descrito anteriormente, es descomponer los nutrientes hasta que puedan ser absorbidos a través de la pared intestinal. Pero no sólo eso: el intestino también es importante para nuestro sistema inmunitario y también alberga la flora intestinal (microbiota). Se trata de un complejo ecosistema de microorganismos cuya composición parece influir no sólo en nuestra salud intestinal, sino también en nuestras defensas e incluso en nuestras emociones. Hoy sabemos también que el intestino tiene su propio sistema nervioso que se comunica con nuestro «cerebro de la cabeza» y le envía más señales de las que se pensaba.

Resumen de las tareas del intestino:

  • Digestión de los alimentos
  • Mezcla y transporte de la pulpa alimentaria por los movimientos intestinales
  • Absorción de nutrientes
  • Absorción de agua y espesamiento de la pulpa de los alimentos
  • Formación de células de defensa (sistema inmunitario intestinal)
  • Defensa contra los agentes patógenos (barrera intestinal)
  • Producción de hormonas y neurotransmisores (sustancias mensajeras)

Nuestra flora intestinal: ¿qué es en realidad?

  • Aproximadamente 39 billones de bacterias intestinales
  • Se han identificado más de 1000 especies bacterianas diferentes
  • Densidad bacteriana más alta: intestino grueso
  • Muchas bacterias «buenas» y algunas «malas»

Funciones de las bacterias intestinales «buenas»:

  • Descompone las fibras alimentarias que no son digeribles para nosotros
  • Producen energía, ácidos grasos, gases
  • Producen ciertas vitaminas
  • Descomponen las toxinas
  • Entrenan nuestro sistema inmunológico

Es bueno saberlo: Mientras que el intestino delgado se encarga de digerir y absorber los nutrientes, el intestino grueso es donde se procesan las «sobras».

Hund leidet

FAlergias e intolerancias alimentarias

Cada vez más personas, y también perros y gatos, parecen padecer algún tipo de alergia o intolerancia.

Según los conocimientos actuales, la mayoría de los desencadenantes de la alergia en los perros son proteínas o compuestos proteicos (glicoproteínas) que se ingieren con la comida. La alergia alimentaria es la tercera alergia más común en los perros, después de la alergia a las pulgas y la atopia (forma hereditaria de alergia).

Una alergia alimentaria se produce cuando el organismo rechaza un alimento debido a reacciones de defensa inmunológicas y no lo procesa. En cambio, en el caso de una intolerancia, la causa no es una reacción defectuosa del sistema inmunitario, sino que son otras causas, como la falta de determinadas enzimas, por ejemplo, la intolerancia a la lactosa por deficiencia de lactasa, las responsables de que no se tolere un alimento.

Dependiendo de cómo se manifieste la enfermedad, la piel y/o el sistema digestivo suelen verse afectados. Los animales suelen sufrir picores, enrojecimiento de la piel y pústulas, o diarrea, vómitos y flatulencias. Algunos dueños de mascotas también observan que el pelaje de su mascota simplemente huele mal. Las alergias pueden tener muchas caras.

Las alergias pueden tener muchas caras

Probióticos

La alergia alimentaria se produce cuando las proteínas alimentarias no digeridas atraviesan la mucosa intestinal y llegan al sistema linfático del intestino. El organismo los reconoce como antígenos y se producen determinadas reacciones de defensa que pueden dar lugar a los síntomas mencionados.

Existen numerosos indicios de que las alergias e intolerancias alimentarias pueden verse favorecidas por el consumo regular de suplementos probióticos.

Se supone que las sustancias activas actúan como una pared protectora natural entre el contenido intestinal y las membranas mucosas intestinales y, por lo tanto, evitan que las sustancias incompatibles entren en el torrente sanguíneo. Esto crea una barrera, una especie de pared protectora, que conduce a una menor absorción de los alérgenos y las sustancias que desencadenan las intolerancias.

Además del mencionado efecto barrera, los suplementos probióticos también provocan un aumento de la producción de inmunoglobulina A en la zona de las paredes intestinales, una sustancia de defensa que interviene especialmente en las infecciones de la mucosa. Esto también significa que se producen menos reacciones inflamatorias en la mucosa intestinal, lo cual es protector tanto en el caso de las alergias a los piensos como de las reacciones de intolerancia a los mismos.

Suplementos alimentarios probióticos
– reforzar las paredes y la mucosa intestinal
– apoyar el sistema inmunológico y reducir las reacciones inflamatorias en el intestino

Las alergias e intolerancias alimentarias pueden aliviarse y prevenirse mediante el consumo regular de suplementos probióticos.
Apoye el intestino de su mascota con probióticos como nuestro NutraPro®.

Probiotik für Hund Katze Pferd was ist das?

La Dra. Eva Sattler es doctora en bioquímica.

Lleva años trabajando en el sistema inmunitario y la salud intestinal.
Desde 2014, refuerza NutraPet Systems en las áreas de desarrollo de productos y gestión de la calidad de los piensos complementarios probióticos bajo la marca NutraPro®.